Furgoon: Conoce todo sobre el furgón escolar

Se acerca marzo, y con él se aproxima el regreso a clases, los tacos, las jornadas maratónicas y los interminables tramos que algunos estudiantes deben hacer en furgones para llegar a sus establecimientos educacionales, y es que según datos del Registro Nacional de Transporte Público y Escolar, a la fecha de enero de este año, existen 22 mil furgones escolares inscritos en Chile. Esta no es una cifra menor, considerando que muchos transportistas escolares trabajan sin estar bajo la normativa.

Durante las horas de estudio los establecimientos velan por la integridad de los niños, pero durante los traslados, la seguridad es deficiente. Este es uno de los factores que produce inseguridad y desconfianza en padres y apoderados, quienes quisieran tener mayor conocimiento de cuán calificados están los choferes escolares para la conducción y cuáles son las rutas por las que circulan los niños para llegar a sus destinos.

Frente a esta necesidad nace Furgoon, una aplicación móvil doble (versión transportista – versión apoderado), que no solo permite la localización del furgón escolar, sino que también a través de ella se puede supervisar las horas de arribo, velocidades, chequeo de conductores y recibir notificaciones de improvistos.

Esta innovadora aplicación nace en 2014, como un proyecto de estudio del diplomado de Innovación y Emprendimiento de la Universidad Técnica Federico Santa María, de la mano de Christopher, Andrés, Ricardo y Diego.

Equipo multidisciplinar de Furgoon.

“Todos los integrantes de este proyecto tenían emprendimientos anteriores a Furgoon, con dispares resultados. La experiencia de cada uno hizo que se conformara un grupo de trabajo ideal, en el que cada uno aporta con sus competencias técnicas y laborales”, dice Andrés Cabrera, Ingeniero Civil, encargado del área comercial.

Después de poco andar, lograron adjudicarse el fondo del Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento (PRAE), con lo que pudieron financiar los primeros aspectos del proyecto. “Si bien los fondos gubernamentales son de gran ayuda en el factor económico, no podemos decir que son garantía de éxito para un emprendimiento. Debe existir un equilibrio entre las capacidades profesionales y los recursos económicos”, explica Christopher Riquelme, Ingeniero Informático, encargado de la programación Android.

Porque emprender no es fácil, sobretodo cuando las ideas no están claras y no se cuenta con el apoyo de un equipo dedicado. “En muchos casos, cuando hablamos de emprendimiento, se toma como un hobbie, no como un trabajo serio. Este prejuicio hace que entidades privadas no confíen en los nuevos proyectos. Creemos que es ideal que quien decida emprender, conozca la actividad en la cual se desenvolverá, pues  siempre se presentan dificultades en el camino, que sin un conocimiento previo, puede derivar en el fracaso del emprendimiento”, comenta Ricardo Zapata, Diseñador Gráfico, encargado del diseño y marketing.

Los jóvenes consideran indispensable para comenzar el contar con profesionales que orienten al emprendedor en áreas específicas. “Cuando se desarrolla un proyecto de este tipo, donde se entrega gran cantidad de esfuerzos y recursos, se hace necesario contar con una entidad que tenga prestigio. En este sentido, IncubaUdeC ha trabajado a la par en nuestro proyecto, definiendo ejecutivos idóneos que conocen de verdad el proyecto, lo que es de suma importancia”, relata Diego Rodríguez, Ingeniero Informativo, encargado de la programación iOS.

Aplicación Furgoon en su versión para padres y apoderados.

Los desafíos de Furgoon para este 2017 no son pocos; posicionar la aplicación a nivel nacional es la prioridad, para luego escalar internacionalmente. “Actualmente la App está disponible para su descarga en PlayStore (Android), y en 30 días más lo estará en iOS. Estamos en conversaciones con federaciones de transportistas, directores de colegios, jardines infantiles y próximamente con el Ministerio de Trasporte y de Educación. Todos estos esfuerzos son para potenciar el uso de la aplicación como una herramienta de apoyo para la seguridad de los escolares”, concluye Christopher.