Innovación gastronómica: La máquina de afilar

  • Este emprendimiento del Sur de Chile levantó $25.000.000 de financiamiento público en el Concurso PRAE de la Región de Los Lagos y está siendo patrocinado en la Universidad de Concepción.

En los últimos años ha existido un boom de restaurantes y un amplio crecimiento de la industria gastronómica, que ha motivado a este sector a innovar en servicios que garanticen una mejor atención. Es así como la demanda por el servicio de afilamiento de cuchillos crece cada día, pues son cientos los locales de cocina que necesitan mantener en perfecto estado sus elementos de trabajo. Y es que en la industria alimenticia esto se considera una norma básica, porque garantiza la seguridad en el manejo de los utensilios, además de asegurar cortes más precisos y sin esfuerzo para quienes los manejan.

Cristian Canessa –el emprendedor a la cabeza de este emprendimiento-  luego de dedicar 15 años a la industria de la cocina, se dio cuenta de esta necesidad, lo que lo motivó a buscar una solución que fuera en beneficio del orden, de la demanda, pero también del oficio.

“Como cocinero me di cuenta que si se siguen los caminos convencionales para innovar en el rubro de la cocina siempre nos encontraremos con mucha competencia, por lo que hay que buscar otras alternativas. En ese camino me encontré con esto del emprendimiento. Sabía que había un gran problema en las cocinas y es que todos los cuchillos están desafilados, y esto no sólo afecta al cocinero, sino que también al cliente y al restaurante”, dice Cristian.

Por esto es que decidió crear la “Maquina de afilar”, que consiste en un maletín inteligente que permite el cambio constante de cuchillos afilados para restaurantes. Además de proporcionar los utensilios, utiliza tecnología de punta para controlar qué cuchillos fueron sacados y están siento usados, así como también el filo que estos tienen.

Junto a su equipo, conformado por Andrea, Ingeniera Comercial; Ignacio, estudiante de Ingeniera Industrial y Cristina, Ingeniera y experta en logística, buscan potenciar su negocio orientándolo al Foodservice y situándolo en los distintos focos de desarrollo gastronómico.

“Si tengo un restaurant, puedo ingresar a la pagina web de la “Maquina de afilar” y a través de ésta, seleccionar aquellos cuchillos que necesito en mi cocina, y agregarlos a la maleta. La diferencia está en que en vez de terminar la compra y pagar, acá el consumidor contrata los servicios mensualmente, lo que significa que todos los meses tendrá nuevos cuchillos afilados”, explica Cristian.

Con respecto a esto, Andrea comenta que la innovación de este emprendimiento radica en la tecnología que utiliza, pero también en el valor que crea. “Las máquinas que hoy trabajan en afilar cuchillos son impulsadas por un pedal, y no cuentan con las especificaciones que necesitan determinados cuchillos, mientras que la tecnología que nosotros utilizamos nos permite calcular el ángulo, el nivel de acabado y pulido de la superficie del cuchillo, lo que crea un valor agregado al producto”, dice.

Durante el 2016 el equipo se adjudicó un fondo del Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento, PRAE, con el cual decidieron unirse a la Incubadora de Negocios de la Universidad de Concepción, convirtiéndose en el primer emprendimiento de la Región de los Lagos -Puerto Varas- en trabajar con IncubaUdeC. “El interés por la Incubadora partió por mi experiencia como estudiante de la Universidad, de conocer la imagen de la institución y también del plus de tener todo el apoyo en el mismo lugar”, explica Ignacio.

Con respecto a esto, Paula Valencia, Ejecutiva de Negocios de IncubaUdeC, comenta que desde noviembre comenzaron a apoyarlos de cara a las convocatorias que se abrieron en esas fechas. “Trabajamos en su pitch y modelo de negocios, cosa que ha sido muy grata, porque poder trabajar con emprendedores motivados, responsables y que creen profundamente en su emprendimiento es algo que es muy valorable”, dice.

Los desafíos de este emprendimiento por este año son situarse en los focos gastronómicos de Chile, para luego de conocer el mercado chileno, expandirse a Latinoamérica.

El equipo emprendedor encabezado por Cristian, Andrea e Ignacio, junto a Paula Valencia, Ejecutiva de Negocios de IncubaUdeC.